domingo, 30 de septiembre de 2012

AudioNote, graba clases o conferencias y añade texto y dibujos


AudioNote

Aplicaciones de notas hay muchas pero la verdad es que algunas se destacan por su potencial mientras que otras en tanto lo hacen por el hecho de ser multiplataforma y otras por su sencillez. En este último grupo podríamos añadir a AudioNote, una aplicación de notas que a pesar de ser compatible con Windows, Mac OS X, Android e iOS (es decir, bastante completa en cuanto al soporte multiplataforma) es ligera y simple.

Esta app de diseño práctico y botones amplios, nos permite registrar el audio de algún evento, registrando a la vez nuestras notas -las cuales tomamos en una hoja como “de anotador”) en todo el proceso y subiendo todo a nuestra cuenta para que podamos acceder a ello desde otro dispositivo u ordenador en el cual también la tengamos instalada.

Luego llega el momento de visualizar las notas, o tal vez sea mejor decir que las reproducimos porque en realidad eso hacemos: pulsamos “Play”  y comenzamos a escuchar el audio. Y junto con ello podemos ver nuestras anotaciones o dibujos insertados en el momento en que se produjeron, mientras el audio se reproduce, lo cual puede servirnos muchísimo para el seguimiento de una clase o de una conferencia y entender mejor el contexto de ciertos contenidos. Pero las notas, además, tienen marcadores con los cuales podemos aprovechar para avanzar o retroceder de manera rápida hasta ciertas partes de nuestra grabación. Y hasta podemos importar las diapositivas o presentaciones utilizadas en clase como fondo de pantalla que irá cambiando a medida que transcurre la grabación, esto es si nuestro(s) profesor(es) las utilizan, claro está.
AudioNote es una aplicación de pago,pero su costo no es muy alto ya que es de apenas 3 dólares en su versión para Mac OS X o de 5 dólares para las versiones móviles.

Sitio Web: AudioNote

Descarga AudioNote (Android / iOS / Windows / Mac OS X)

5 atajos de teclado para ahorrar tiempo en Twitter


A veces, las cosas que más usamos nos pueden sorprender. Por ejemplo, Twitter. Si entraron a este post es porque se vieron atraídos por el título, y la verdad es que la red social del pajarito tiene varios aces bajo la manga. Desde que inauguraron hace algunos meses un rediseño completamente novedoso, agregaron además algunos atajos de teclado que pueden ser de mucha utilidad. Sin embargo, no son tan conocidos: hoy nos vamos a dedicar a explorarlos.


Los atajos de teclado nos ayudan muchísimo a ahorrar tiempo. En el caso de Twitter, sus atajos nos ahorran varias páginas cargadas y clicks innecesarios en perfiles y demás secciones de la plataforma. A través de ellos –que, por cierto, no son demasiados- podemos averiguar la información de los perfiles y hasta de nuestra propia cuenta, sin tener que levantar la mano del teclado.
  • Mensajes directos: para poder enviar un mensaje privado a un usuario, nada más tenemos que ingresar el operador D nombre de usuario + mensaje. Además, para ahorrarnos tiempo, si estamos en la página principal de Twitter simplemente tenemos que presionar la tecla M para ser llevados a un nuevo mensaje directo –que, sin embargo, no tendrá los campos del destinatario completos-.
  • Identidad: para averiguar la identidad de un determinado username que vimos, podemos ingresar WHOIS + nombre de usuario. Solamente funcionará para usuarios que tengan un perfil público.
  • Obtener tweet: ¿queremos saber qué fue lo último que dijo una determinada cuenta? Para saciar nuestra curiosidad, tenemos que usar el operador GET + nombre de usuario.
  • Favoritos: para no tener que hacer clic en la estrella que marca un tweet como favorito, podemos simplemente hacerlo a través del operador FAV + nombre de usuario.
  • STATS: no solamente sirve para otras cuentas, sino también para la nuestra. Con este comando sabremos la cantidad de seguidores que tenemos y a cuántas personas estamos siguiendo. Es STATS + nombre de usuario.
No son comandos que necesitemos todos los días, pero nos pueden ahorrar un buen tiempo si los tenemos en mente.

sábado, 29 de septiembre de 2012

Los 10 mejores momentos ¡¡NOOOOOoo!!

Nooooooooooo

Cuántas veces has exclamado "Nooooooooooooooooooooo" después de que tu Windows te haya jugado una mala pasada?

Puede ocurrir por muchos motivos. Quizá acabas de perder un documento muy importante, o has enviado un correo a la persona equivocada o has formateado todo tu disco duro por error.

De todos estos fatídicos momentos, hemos escogido los 10 mejores -o peores- basándonos en la frecuencia con la que ocurren y lo desastroso de la situación.

Además, te damos unos consejos para evitar cada uno de estas situaciones en la medida de lo posible. ¡Buena suerte!


1. Pulsar Mayúsculas + Suprimir para borrar algo importante

Al borrar archivos, si mantienes presionada la tecla Mayúsculas mientras pulsas Suprimir, se eliminan directamente, sin pasar por la Papelera de reciclaje.

Si acostumbras a hacerlo con frecuencia, el proceso se vuelve casi mecánico: pulsar Shift + Supr + Enter para confirmar... y ahí viene el problema. Cuando en mitad del proceso te das cuenta de que vas a borrar algo importante pero no puedes evitarlo, sólo te queda gritar ¡Nooooooooooo!

Borrar archivo definitivamente

Solución:

Que no cunda el pánico, puedes recuperar tus archivos si sigues nuestras recomendaciones. Una buena opción es usar Recuva, del cual publicamos una guía para recuperar archivos borrados.

Para evitar que esto te suceda, lo mejor es que te lo tomes con calma antes de borrar archivos y te acostumbres a usar el atajo de borrado directo sólo en casos puntuales. Tampoco cuesta tanto vaciar la Papelera de vez en cuando, y te ahorras estos problemas inesperados.

2. Pulsar Enter sin querer al tener muchos archivos seleccionados

Imagínate que has seleccionado las 200 fotos y vídeos de tus vacaciones para copiarlas a tu PC desde la tarjeta de memoria, pero sin querer rozas con la palma de la mano la tecla Intro de tu teclado, abriendo 200 instancias de tu visor de fotos y reproductor de vídeo.

No pulses Enter
Pase lo que pase, no pulses Enter

Solución:

La solución más obvia es controlar dónde están tus extremidades y no pulsar teclas sin querer, pero también puedes mantener una distancia prudencial del teclado y hacer todo el proceso con el ratón. Clic derecho > Copiar y, más tarde, clic derecho > Pegar.

También te puede ser útil usar casillas de selección para seleccionar archivos. Puedes activar esta opción desde las Opciones del Explorador de archivo, en la pestaña Ver, marcando Usar casillas para seleccionar elementos.

3. Responder erróneamente a una ventana de confirmación

A veces es inevitable. Traducciones de mala calidad o programadores graciosetes crean ventanas de confirmación en las que es muy fácil confundirse.

Ventana de confirmación

Lo peor viene después de pulsar el botón, cuando ves que sucede lo contrario de lo que querías. El archivo se está borrando, el formulario está vacío o acabas de abrir 30 páginas de casinos.

Solución:

Una vez más, la paciencia es la mejor protección. En el caso de los navegadores web, a veces navegarás más cómodo desactivando Javascript y olvidándote de esas molestas ventanas de confirmación. En Firefox lo consigues con NoScript; en Chrome, con NoScripts).

4. Reiniciar sin querer, o dejar que Windows se reinicie solo

Después de instalar actualizaciones de seguridad, a Windows le entra la prisa por reiniciar. Primero te pregunta cordialmente, pero según pasa el tiempo, se vuelve más y más impaciente. Es más, si no le respondes, es capaz de reiniciar sin tu permiso.

Tanto si pulsaste Reinciar sin querer como si fuiste a por un café y cuando volviste te has encontrado Windows reiniciado y tus documentos abiertos perdidos para siempre, lo único que te queda es exclamar ¡NOOoooo! (arrodillarse en el suelo golpeando con los brazos extendidos es opcional, pero recomendable para añadirle dramatismo a la situación).

Reinicio

Solución:

Hemos hablado al respecto en varias ocasiones. Te recomendamos leer los siguientes artículos:

5. Abrir un programa pesado como Photoshop por error

Photoshop cargando
Este caso se puede dar por varios motivos. Quizá el archivo estaba asociado con un programa distinto del que pensabas (PNG que se abren con Fireworks en vez de abrirse con el visor de fotos), o por fallar la puntería al hacer doble clic.

¡Lo peor es que suele pasar cuando más prisa tienes!

Solución:

Evita que programas pesados, como editores de imágenes, se asocien a formatos de imagen que seguramente sólo quieras previsualizar rápidamente.

Para evitar el doble clic accidental en el icono que no es, puedes ir al Panel de control > Mouse. En opciones del puntero, ajusta la velocidad del ratón y activa o desactiva la Precisión del puntero (aceleración), según lo que te parezca más cómodo.

6. Sobrescribir un archivo por error

Reemplazar

Has terminado de escribir tu libro: más de 500 páginas hablando sobre tu gran vida interior... y cuando vas a guardar, sobrescribes por error la última versión por una copia anterior sin los últimos cambios del día. Triste, ¿verdad?

Este problema aparece con frecuencia bien cuando estás trabajando con varias versiones de un mismo documento o cuando tienes varias instancias del mismo programa abiertas a la vez.

Solución:

Cuando estés trabajando con documentos importantes, no respondas a las ventanas emergentes sin leer y comprobar antes lo que vas a hacer.

Si estás trabajando en Word, ajusta el intervalo de guardado automático. En cualquier caso, nunca viene de más hacer alguna que otra copia de seguridad de tus documentos importantes, bien en tu PC, o en la nube.

7. Formatear la partición / disco equivocado

Cada vez que formateo una unidad de disco, me entra pánico de que me esté equivocando y, en vez de borrar una inofensiva tarjeta de memoria, esté a punto de borrar uno de mis discos duros.

Además, hay ocasiones en las que es complicado saber qué partición es la correcta, como durante la instalación de Windows.

Format
Espera un momento... ¿era esta la partición que quería formatear?

Solución:

Como te comentábamos en el primer punto: que no cunda el pánico. Una partición recién borrada no debería ser difícil de recuperar con el software adecuado. Te recomendamos probar MiniTool Partition Recovery, gratuito y funcional.

8. Sobrescribir el contenido del portapapeles

Es sorprendente que, aun hoy en día, Windows tiene una memoria de pez en cuanto al portapapeles. Es copiar una cosa, y se olvida de la anterior.

A veces pasa que tienes algo importante copiado en el portapapeles como una dirección de correo o una selección de 300 fotos elegidas a mano y, casi sin darte cuenta, sobreescribes el contenido del portapapeles y su contenido se pierde para siempre.

ybex clipboardCapturando la pantalla con Ybex Clipboard, el Portapapeles que se guarda en la nube

Solución:

La solución es tan sencilla como usar un programa mejor para gestionar el portapapeles. Tienes muchas opciones de calidad y gratuitas, como Click.to, Ybex Clipboard, Clipboard Manager o ClipX.

9. Imprimir 20 páginas a todo color, cuando sólo querías imprimir un texto corto

Normal Printer
Algunos negocios tienen la desagradable costumbre de incluir toneladas de publicidad a todo color en tickets o formularios que debes imprimir, arrojando la tinta de tu impresora como un manantial.

Aunque es peor cuando sólo quieres imprimir la primera página de un documento y se te olvida elegirlo en las opciones, imprimiendo todas las páginas.

Solución:

Antes de pulsar el botón de Imprimir, verifica las opciones de la impresora, la calidad de impresión y el número de páginas. Puedes ayudarte de utilidades como Printee (para IE), EcoPrint, PrintWhatYouLike o CleverPrint, para elegir lo que quieres imprimir y ahorrar tinta.

10. Forzar el cierre de Windows con documentos sin guardar

Windows se lo toma con calma cuando le toca apagarse. Con frecuencia tarda tanto que siempre te queda la duda de si está todavía en ello, se ha bloqueado o te está pidiendo la confirmación.

Siempre te queda la opción de pulsar ese tentador botón de Forzar el apagado, pero no lo hagas sin revisar antes la lista de aplicaciones, o podrías perder documentos sin guardar..

Forzar el apagado

Solución:

Puedes especificar el tiempo que Windows esperará para cerrar las aplicaciones en el Registro de Windows. La clave se llama WaitToKillServiceTimeout y se encuentra en
HKEY_LOCAL_MACHINE\SYSTEM\CurrentControlSet\Control
El valor se encuentra en milisegundos, por lo que para decirle a Windows que espere 10 segundos antes de forzar el cierre, debes escribir 10000.

¿Qué otras situaciones parecidas te han pasado a ti?


10 consejos para aprender idiomas con tu PC

 Siempre he sentido fascinación por los idiomas. Empecé desde pequeñita con el inglés en el colegio, como casi todos, pero de ahí la cosa siguió a más inglés, y luego catalán, alemán, japonés... Aprender un idioma es aprender cómo ven el mundo en otro país, en otra cultura. Y si además tienes facilidad para ello, mejor que mejor.


Pero si tú todavía luchas con los verbos frasales en inglés o no acabas de acertar con las declinaciones del alemán, no te preocupes. Por suerte hoy en día contamos con muchísimos recursos a nuestro alcance que nos permiten aprender o mejorar un idioma sin tener que salir de casa, tan solo con la ayuda de nuestro ordenador - y del software adecuado. Aquí te damos algunos consejos para aprender idiomas por tu cuenta, usando tu propio PC.


1. Navega por Internet en otro idioma

Hoy en día pasamos una gran parte del tiempo en aplicaciones online, así que el primer paso es usar tu navegador web favorito en el idioma que quieres aprender. Los navegadores web más populares están disponibles en varios idiomas, así que no tienes más que descargarlo en el que más te interese. Puedes, por ejemplo, elegir entre los 70 idiomas de Firefox o los 50 de Google Chrome.


La ventaja adicional es que al hacer esto, las páginas web que tengan versión en el mismo idioma que tu navegador se te mostrarán automáticamente. ¡Más inmersión lingüística!

2. Una extensión como profesor particular

Además del navegador en sí, existen numerosas extensiones con las que puedes practicar idiomas. Muchas de ellas son simples traductores, como ImTranslator o FoxLingo para Firefox, pero hay otras como Language Immersion para Google Chrome que pueden ser de gran ayuda a la hora de mejorar el vocabulario de un idioma que estés estudiando. Aquí puedes ver cómo funciona Language Immersion:


3. Aprende con la ayuda de tus amigos online

Otra opción sin salir del navegador web es apuntarse a una red social para practicar idiomas. Una de las más conocidas es Busuu, en la que puedes aprender inglés, alemán, francés, italiano, portugués, japonés, polaco o ruso, entre otros.

Busuu te ofrece ejercicios interactivos de vocabulario, lectura y escritura, que son corregidos por el resto de la comunidad Busuu. De esta forma, hablantes nativos del idioma que quieres aprender te ayudan con tus progresos, mientras que tú puedes corregir los ejercicios de aquellos idiomas que domines.

¡Voy a clase de japonés en mi ordenador!
La cuenta gratuita de Busuu tiene ciertas limitaciones, pero la Premium te da acceso a funciones extra muy interesantes, como unidades de gramática, aplicaciones para el móvil, ejercicios con audio y vídeo, y mucho más. Con un precio de 69,99€ por 12 meses, es para pensárselo. Sigue siendo bastante más barato que una academia.

4. ¿Libro de texto? Mejor un programa de ordenador

Además de herramientas online, existen programas de ordenador que te ayudan con tu aprendizaje de idiomas. El más popular es posiblemente Rosetta Stone, con soporte para varios idiomas, pero también tienes los cursos de Before You Know It. Sólo tienes que elegir el idioma que te interesa y adquirir el curso para estudiar en casa, a tu ritmo.


Además de estos cursos, también tienes programas diseñados específicamente para un idioma concreto. La mayoría son para inglés, que suele ser el idioma que todos queremos aprender, pero también los hay para japonés o incluso para esperanto.

5. Estudia donde y cuando quieras con tu móvil

En cuestiones de aprendizaje de idiomas, no sólo hay programas de Windows o Mac. Existen también multitud de apps para móvil con las que practicar el idioma que estás aprendiendo, con la ventaja adicional de poder hacerlo en cualquier sitio: en la cola del súper, en la sala de espera del médico, mientras vas en metro a trabajar...
Aprovechando los desplazamientos en metro para repasar vocabulario
En algunos casos, un mismo desarrollador crea apps para varios idiomas (como las de Mindsnacks, las de Hello Hello o las de Babbel), y en otros encontrarás apps dedicadas únicamente a un idioma, como Voxy para inglés o iKanji para aprender los kanji japoneses.

6. Una ayuda extra para memorizar vocabulario

Puede que tú ya tengas tus propios métodos de aprendizaje y sólo quieras usar el software como un apoyo al libro de texto o las clases particulares. En ese caso, un programa como Anki puede serte de gran ayuda. Anki es un aplicación con la que puedes crear fichas para memorizar cualquier cosa, con lo que es especialmente indicado para idiomas.
Repasando hiraganas japoneses en Anki
Los verbos irregulares en inglés, las declinaciones en alemán, los ideogramas chinos... o simplemente vocabulario en cualquier otro idioma que estés estudiando. Anki te muestra fichas y tú tienes que marcarlas según las hayas acertado o no. De acuerdo con tu respuesta, Anki programa la próxima aparición de la ficha con un intervalo más o menos largo.

7. Acostumbra tu oído a nuevos sonidos con un podcast

Una parte importante en el aprendizaje de un idioma es su comprensión oral. Hay que conseguir que el oído se familiarice con nuevos ritmos, nuevos acentos, nuevos sonidos... y una de las formas más sencillas de hacerlo es escuchando podcasts en el idioma que queremos aprender.


Hay numerosos recursos para encontrar podcasts a los que apuntarse, pero sin duda el más conocido es iTunes, que incluso cuenta con una sección especial dedicada a los podcasts educativos. Para acceder a ellos sólo tienes que hacer clic en Podcasts (dentro del menú superior de la iTunes Store) y elegir la opción Educación. ¡Elige el que más te guste y suscríbete! A partir de ese momento, iTunes descargará todos los episodios que se vayan publicando - además de darte la opción de descargar los que ya se hayan publicado con anterioridad.

8. Tus canciones favoritas también pueden ayudar

Si los podcasts no son lo tuyo, existe una alternativa para escuchar un poco del idioma que quieres aprender: la música. Escuchar canciones (con la letra delante, por supuesto) es otra forma sencilla y divertida de familiarizarte con los sonidos de tu nuevo idioma, y de paso aprender vocabulario y expresiones.

Aprendiendo canciones en alemán con Spotify
Hay infinidad de reproductores de música que puedes usar para escuchar tus canciones favoritas, así como docenas de páginas web donde buscar la letra de las mismas. Prueba a introducir el título de alguna de ellas más la palabra lyrics ("letra" en inglés) y verás los resultados. Otra opción, como ves en la captura anterior, es usar Spotify con alguna de sus apps para mostrar la letra de las canciones, como MusiXmatch o TuneWiki.

9. En YouTube hay algo más que vídeos de gatitos

Audio, música... ¿qué falta? Exacto: el vídeo. YouTube es otro recurso inmensamente útil a la hora de aprender un idioma o mejorar tus conocimientos en alguno de ellos. Series en versión original subtitulada, cursos de idiomas en vídeo, vídeos musicales de tus canciones favoritas...
En la lección de hoy, veremos los posesivos en inglés

YouTube cuenta con centenares de vídeos que puedes usar para el aprendizaje de memoria, pero eso sí, tienes que saber encontrarlos. Poniendo tanto "aprender inglés" como "learn English", por ejemplo, salen docenas de vídeos didácticos con los que repasar vocabulario, gramática y pronunciación. Otra opción es buscar canales temáticos dedicados a la enseñanza de idiomas, como el de la BBC para aprender inglés o el del Ziesche Kolleg para aprender alemán.

10. Solo para los más lanzados...

Por último, el paso más atrevido: más allá de leer páginas web, escuchar canciones en Spotify o ver vídeos de YouTube en otro idioma, ¿te atreverías a cambiar todo tu sistema operativo, y ponerlo en el idioma que estás aprendiendo?
Uf... ¿y ahora qué opción elijo?
Desde luego es la forma más directa de hacer inmersión lingüística total, sin estar en el país de origen de dicha lengua. Si usas Windows 7, en este tutorial te explicamos cómo hacerlo. Y si usas Windows XP, puedes bajarte los paquetes de idiomas directamente desde la web de Microsoft.

Después de leer estos consejos, ¿te lanzarás a aprender un idioma? ¡Cuéntanos tu experiencia!

viernes, 28 de septiembre de 2012

8 aplicaciones iOS ideales para Community Managers

La semana pasada les presentamos nuestra lista con las 10 aplicaciones que no pueden faltar en el smartphone Android de un Community Manager. Ahora bien, no queremos dejar afuera a los usuarios de la manzana, así que decidimos armar una lista con aplicaciones interesantes para iOS, el sistema operativo del iPhone.


Esto no quiere decir que las aplicaciones que mencionamos la semana pasada no son válidas. Dropbox, HootSuite, Evernote, Instagram, WhatsApp, Facebook, Flipboard, TweetDeck y Google Drive también están disponibles para iOS, por lo que no dejan de ser opciones. Ahora vamos a repasar otras.

1. Paper

De nuevo enfatizamos en la importancia de la creatividad a la hora de nuestro trabajo como Community Managers. A veces podemos describir nuestras ideas con palabras, pero cuando estamos trabajando, por ejemplo, en la creación de una aplicación para Facebook junto con el equipo de trabajo, entonces está genial tener un recurso más visual para mostrar lo que tenemos en nuestra mente.

Una de las herramientas más preciosas para iPad que nos permite hacer justamente esto es Paper. Un libro de bocetos que podemos modificar con nuestros dedos. Imaginemos hacer una maqueta de un diseño en algunos segundos para mostrarle a un diseñador qué es lo que queremos. No solo nos ahorramos papel, sino que puede ser editado en el momento por la persona con la que estemos para llegar a un resultado más satisfactorio.

2. Reminders

Una de las aplicaciones nativas de iOS nos puede venir al dedo cuando estamos, por ejemplo, viajando hacia la oficina. También nos puede servir Google Tasks, pero lo que tiene de bueno Reminders es que ya está ahí, lista para que la usemos. Usualmente estamos llenos de tareas, por lo que no está de más armar una lista y luego asignarles diferentes prioridades.

3. Keynote

Las presentaciones son un aspecto fundamental de la vida laboral del Community Manager. Al fin y al cabo, es como “vendemos” y demostramos nuestro trabajo. El iPad nos permite tener una genial herramienta de presentación cuando estamos en una reunión informal con un cliente, por ejemplo, aunque también podemos usar nuestro iPhone que también es cómodo. Una opción ideal para hacer eso es Keynote, la aplicación desarrollada por Apple justamente con esta razón en mente.

Keynote no nos permite generar precisamente reportes o mostrarlos (nos meteremos de lleno en eso dentro de algunas líneas) pero sí nos deja presentar de forma visual ideas que tengamos para próximos eventos o emprendimientos. Es un poco más formal que Paper, que nos deja bocetar, por lo que es ideal para algo más elaborado. Queda muy bien para presentar todo lo que metamos dentro de Keynote.

4. Pinterest

No hemos hablado de Pinterest en nuestra anterior lista, porque pensamos que puede ser mejor aprovechada desde iOS. Aunque esta red social es relativamente novedosa y muchos usuarios todavía no comprenden exactamente para qué la pueden usar, para las marcas puede ser una forma genial de crear carteleras con contenido interesante y novedades.

Podemos monitorear todo lo que está sucediendo en Pinterest a través de la aplicación para iOS, y también compartir cosas interesantes que encontramos por la red. Si tenemos que, por órdenes del cliente, mantener estas redes moviéndose durante el fin de semana, es una buena opción para no tener que conectarnos a la computadora.

5. Eventbrite

Es posible que dentro de nuestras obligaciones laborales tengamos que organizar eventos para usuarios o asistir a ellos. Eventbrite es una buena forma de organizar eventos y también de encontrarlos, a través del GPS del teléfono. Si tenemos que crear meetups, es una opción ideal dado que podemos hacerlo on the go, directamente desde el Smartphone, sin tener que preocuparnos de más. La gestión es muy simple y apenas requiere de nuestra intervención. Hay otros servicios disponibles que son muy similares a Eventbrite y que también se pueden usar.

6. WordPress

Otra de las cosas que se puede ajustar a nuestra descripción de trabajo es la actualización de WordPress. Ya sea desde un iPhone o desde un iPad, una forma de hacerlo es con la aplicación de WordPress. Y también es una buena forma de distenderse haciendo un update en nuestro blog personal, para que no sea todo puramente trabajo.

La aplicación es muy limpia y fácil de usar, y podremos crear posts sin problemas. Si estamos usando WordPress desde un servidor, podremos acceder al admin desde Safari, y el editor es aún así muy recomendable –aunque no se trata de una aplicación en sí-.

7. Office² HD

Pasamos finalmente a la edición de documentos. En nuestra lista anterior hablamos de Google Drive y Feedly, que también son súper útiles para ver documentos en iOS. Ahora podemos hacer una pequeña inversión –sí, vamos a hablar de una aplicación de pago-  y probar Office² HD, una suite de ofimática que también tiene sincronización con Google Docs.

Esta misma sincronización nos permite hacer trabajo colaborativo, por ejemplo, si nos tuvimos que quedar en casa o estamos en la línea de espera para algo. No es para que trabajemos todo el tiempo, pero si tenemos un importante proyecto, esto nos permite estar con las manos encima aunque no estemos en la oficina. Con su interfaz y diferentes opciones, realmente vale la pena el precio.

8. Feedly

La semana pasada hablamos de la importancia que tiene mantenerse informado de las novedades y encontrar contenido interesante cuando estamos trabajando en esto. Una buena forma de hacerlo, además de Flipboard, es a través de un lector RSS. Entre todas las opciones disponibles en internet, una de las más interesantes es Feedly, que nos permite mantenernos organizados.

Sin embargo, el valor diferencial que tiene esta aplicación es su sincronización con redes sociales. Así, si encontramos algo interesante en nuestro feed, podemos compartirlo directamente en Twitter. Nos ahorra mucho tiempo y, si estamos movilizados, también nos ahorra el trabajo de abrir y cerrar aplicaciones, acortar URLs, y más. Muy práctico.

Las 11 partes de la anatomía de una marca


Una marca

podría definirse como un grupo de diferentes partes que se mueven todas juntas y como la forma en la que cada una de ellas juega un papel diferente pero, a la vez, esencial para el conjunto. Algo que parece complejo pero que no lo es tanto si lo desgranamos en una serie de fáciles puntos a tener en cuenta. Y es que según Better Business Brand, la anatomía de una marca se podría resumir en lo siguiente:

- Estrategia (mente): Toda marca necesita un plan, pero no cualquier plan, sino uno estratégico.


- Frescura (gorra): Si publicamos contenidos actuales y relevantes, nos mantendremos frescos y al día de cara al público.



- Gestión de la reputación (orejas): No es tan difícil construir una reputación como mantenerla. Hacer una escucha activa en el lugar y el momento adecuado es la clave para comprender qué piensa la gente de nuestra marca.



- Visión (ojos): Si tenemos una visión realista y estratégica podremos seguir moviéndonos hacia adelante.



- Comunicación (voz): Una marca fuerte siempre lanza mensajes consistentes y con un sólo tono de voz.



- Análisis (nariz): Debemos olisquear siempre lo que hace nuestra competencia para poder mantenernos siempre en el mercado.



- Imagen (ropa): Debemos parecer profesionales, ser consistentes y causar una impresión excelente en la gente.



- Confianza (sonrisa): La honestidad y la transparencia hacen que todo el mundo vea que somos una marca de la que uno se puede fiar.



- Alcance (brazos): La clave está en tener una fuerte presencia tanto online como offline. Debemos estar allí donde estén nuestros consumidores.



- Posicionamiento (pies): Encontrar su hueco único en el mercado es la base fundamental de cada marca.



- Creatividad (manos): Una marca que sea creativa dispone así de una ventaja competitiva.


Claves para tener en cuenta al diseñar el nuevo Perfil de Twitter



Como les contara Héctor, hace unos días que está disponible la actualización del Perfil de Twitter de manera de hacerlo más amigable. Hoy quiero indicarles algunos detalles para los que todavía no lo han configurado:
  • Ten en cuenta que la foto pequeña de perfil, como la cabecera se ubicarán en el centro del encabezado.
  • Los textos con el  nombre de cuenta y descripción, aparecerán debajo  de la foto , en color blanco. Así que si pones una foto con fondo blanco, se complicará bastante su lectura, aunque tiene una sombra tenue.
  • Puedes darte una vuelta por este enlace, donde han recopilado una serie de 50 perfiles muy ingeniosos que te darán ideas geniales para hacer el tuyo.
  • Puedes elegir un paisaje o fotos reales de tí mismo. Te en cuenta que en el mundo que vivimos, la imagen dice mucho. Así que hay que elegir bien qué se quiere transmitir.
  • Si necesitas agregar información interesante para tu emprendimiento, puedes editar tu foto y agregar texto relevante de tu empresa sobre la misma foto.



Te recomiendo ver todos los ejemplos de tipos de Perfiles y encontrar el tuyo.

Aplicaciones multiplataforma para diseñadores gráficos


Ser diseñador gráfico requiere un cierto criterio estético que no todos poseen. No vamos a entrar en un debate sobre si el diseño es o no arte, pero sí vamos a decir que no cualquiera puede ser diseñador, y esto va más allá del conocimiento del software para poder plasmar en la realidad las ideas que tenemos. Sin embargo, hay algunas aplicaciones más allá de Photoshop, Illustrator y similares que pueden ayudar a trabajar y a inspirar.


Paper

La creatividad es uno de los aspectos fundamentales del diseño gráfico, poder comunicar a través de imágenes. Por eso, para ir planeando cómo será nuestro diseño, podemos usar Paper, una de las más bellas aplicaciones con las que nos hemos topado, y que nos permite dibujar, hacer bocetos y más solamente usando nuestras manos.

Pinterest

Aunque para muchos usuarios “de a pie” Pinterest no ha logrado retener mucha atención, o no ha tenido un funcionamiento que sea ideal, para los diseñadores gráficos es una forma excelente de descubrir otros portfolios, y una fuente genial de inspiración. Los usuarios pueden, como saben, crear boards donde pueden pinnear diferente contenido. El más apreciado, obviamente, es el visual.

Así en Pinterest nos podemos encontrar con cosas que van desde campañas publicitarias a portfolios completos de ilustradores y diseñadores. Esto también se puede encontrar en el próximo ítem de nuestra lista, pero Pinterest es más abierto a otro tipo de usuarios, lo que quiere decir que nos podemos encontrar con otras cosas.

Behance

La Behance Network es una forma increíble de dar a conocer nuestro trabajo si somos diseñadores. Con el propósito de hacer un showcase del trabajo creativo, esta red no se limita solamente a la web, sino que además cuenta con algunas aplicaciones móviles muy bellas que se pueden revisar de camino al trabajo. Behance es, en definitiva, una forma de dar a conocer el trabajo creativo, de la misma manera que Flickr nos permite mostrar fotografías. Es otro nicho de usuarios.

En Behance podemos crear nuestros proyectos, que a su vez pueden ser visualizados por otros miembros de la comunidad. También podemos entrar en contacto con estos miembros, creando una especie de red social para creativos. Lo mejor de todo es que es completamente gratuito, y puede ayudar si, por ejemplo, no hubo tiempo de preparar un portfolio para una entrevista de trabajo.

Photoshop Touch

Les hemos hablado en otras oportunidades sobre editores de fotografía móviles, para smartphones y tablets. Hay otras opciones disponibles, no vamos a mentir y decir que Photoshop es la mejor. No comparte todas las funcionalidades de su versión de escritorio, pero nos puede ayudar a visualizar un archivo mientras estamos en movimiento, o hacer una edición fotográfica mínima antes de entrar a una reunión. No vamos a poder hacer un trabajo de lujo, pero al menos podemos hacerlo de forma rápida, usando nuestros dedos.

Otros editores de fotografía nos permiten además agregar efectos especiales, filtros, y demás, pero se pueden ir complementando a medida que los necesitemos. Photoshop Touch cuenta con la ventaja de tener el aval de Adobe detrás, además de ser una herramienta gratuita y con una interfaz muy intuitiva.

Moleskine

De una forma similar a Paper, Moleskine para iPad nos ofrece una especie de diario para dibujar, hacer anotaciones a mano, y básicamente todo lo que se nos ocurra hacer sobre una hoja de papel virtual. Pero, a diferencia de Paper, lo que nos ofrece es el look and feel de las clásicas libretas Moleskine, con diferentes diseños orientados al entusiasta y coleccionista.

Las libretas Moleskine no tienen igual en la vida real, así que se transforman en una gran opción a la hora de descargar una app para el iPad. Por el momento, no está muy refinado para hacer anotaciones a mano, pero es excelente para crear bocetos y dibujos rápidos.