lunes, 30 de junio de 2014

Así es Magnolia: un gestor de contenidos muy sencillo para empresas

magnolia
Hemos estado revisando Magnolia, un CMS o herramienta para gestión de contenidos web. Magnolia es uno de los gestores de contenidos más sencillos de administrar de cara al usuario de bajo nivel, algo que seguramente aquellos que trabajen como webmasters sabrán agradecer.
Si no has escuchado hablar del sistema, algunos argumentos de peso a su favor es que las webs de varias instituciones gubernamentales de los Estados Unidos, de España y la MBC están basados en Magnolia. Pero más allá de todo eso, la empresa ofrece en su web la posibilidad de trastear un poco con lo que su CMS puede hacer, gracias a una demostración online preparada para ello.
Algunas de las prestaciones más destacadas de Magnolia son:
  • Acceso desde dispositivos móviles
  • Está basado en código abierto
  • Todo está dispuesto para facilitar las cosas a los desarrolladores web
  • Amigable con usuarios inexpertos
  • Rendimiento y escalabilidad

Una herramienta de lo más intuitiva

Aquellos webmasters a los que se le ha presentado la oportunidad de montar una web para algún cliente que luego quiere gestionarla por sí mismo, seguro se habrán enfrentado al engorroso problema de intentar explicar cómo realizar las tareas más básicas. Y es que aceptémoslo, los CMS más populares como Joomla y Drupal e incluso WordPress no presentan demasiado problema Es uno de los pocos CMS que ofrecen soporte en Español para aquellos que tienen algo de experiencia usándolos, pero pueden ser todo un caos para el dueño de una pequeña empresa que quiere encargarse de controlar por cuenta propia de lo que se muestra en su web.
Precisamente una de las cosas que más nos ha gustado de Magnolia es el modo en que funciona cuando vamos detrás de bambalinas. Una vez que se ha realizado todo el trabajo técnico necesario que involucra tener en línea un sitio web (incluyendo el aplicar un aspecto visual adecuado a nuestra empresa), prácticamente cualquier persona puede encargarse de gestionar la web de manera cómoda y sencilla.
magnolia 2 magnolia1
La integración con dispositivos móviles es uno de los aspectos clave de cara al usuario Para hacer eso posible, sus desarrolladores han creado un sistema basado en Java que nos permite hacer las modificaciones que queremos directamente sobre una previsualización de la web. Así, si queremos hacer algo tan sencillo como cambiar la descripción de nuestra empresa en la sección Acerca de, en el panel de administración se nos presentará nuestra web y no un complejo laberinto de opciones.
Es así como labores que van desde cambiar toda la información que se puede leer en una página, hasta modificar el nombre, logo o descripción de nuestra web se convierten en tareas especialmente sencillas. Todo esto se traduce en que necesitaremos menos tiempo y esfuerzo en capacitar el personal que se encargará de administrar las webs que se basen en Magnolia, y que con pocas indicaciones nuestros clientes podrán encargarse ellos mismos de sus sitios, sin necesidad de que nos estén haciendo llamadas constantes a media noche.
magnolia ipad
Mejor aún, ni siquiera hace falta que nuestros usuarios ingresen al panel de administración desde un ordenador. La gente que está detrás de Magnolia ha hecho bastante bien la tarea en lo que a la integración con dispositivos móviles respecta, lo que hace bastante más fácil la gestión desde cualquier lugar sin tener que complicarse demasiado. La última versión de Magnolia ha sido pensada y enfocada en el usuario en constante movilidad, poniendo así todas las herramientas y posibilidades del gestor de contenidos directamente en su móvil o tablet, de forma intuitiva y con una interfaz muy pulida.

Pensada para facilitar las cosas a los desarrolladores

Una de las cosas que más me gustan de algunos CMS de filosofía abierta creados por la comunidad es que están pensados para ser en extremo flexibles, y el propio webmaster no deba tener conocimientos excepcionales para poder hacer modificaciones. En el caso de Magnolia nos encontramos con lo mejor de los dos mundos. No solo se trata de una plataforma bastante flexible, sino que también incorpora todo lo que un desarrollador avanzado puede necesitar si quiere tener un control más profundo del sistema.
Partiremos por decir que se trata de software de código abierto, en la propia web de Magnolia nos vamos a encontrar con una gran librería de documentación que ya nos habría gustado encontrar en alternativas gratuitas pensadas para lo mismo.
magnolia pantalla
Nos ha gustado especialmente las posibilidades de personalización que ofrecen, y toda la documentación que tienen en lo que al diseño de temas respecta. Dicho de otro modo, si estás lo suficientemente docto en el desarrollo para HTML5, y se te da bien el CSS, JS y demás, entonces no deberías encontrar problemas para adaptar el diseño de la web. Así mismo nos encontraremos con herramientas como Freemark ya integradas, que nos permitirán sacar mucho mas jugo a lo que podemos hacer con las plantillas.
No son pocas las prestaciones con las que el software cuenta, y si quieres dar un vistazo más detallado te invitamos a leer la lista completa de características que hay en su web, o directamente trastear un poco con la demostración web que ofrecen. Y si tienes ganas de aprender más al respecto, entre el 24 y 26 de este mes se celebrará en Suiza la conferencia de desarrolladores de Magnolia, puede consultarse la web en español para más detalles
Por lo demás, solo repetir que nos ha gustado bastante el modo en que funciona, especialmente lo extremadamente sencillo que se puede volver administrar una web gracias al uso de este tipo de gestores de contenido.

64 bits: ventajas y desventajas de un número cada vez más popular

Hay cada vez más versiones de 64 bits de tus programas favoritos. Pero ¿qué ventajas supone para ti que Chrome o Photoshop sean de 64 bits? Te lo explico en cinco minutos.

Cuando ves que un programa o sistema operativo es de 64 bits significa que está diseñado para funcionar en equipos de 64 bits (x64). Desde hace unos años estas versiones se han vuelto muy populares porque aportan ventajas únicas frente las versiones clásicas, que son de 32 bits (x86). Veamos cuáles son esas ventajas (y las desventajas).

¿Cuáles son las ventajas de los 64 bits?

Un sistema operativo de 32 bits no puede usar más de 3 gigabytes de memoria por una serie de limitaciones, que desaparecen cuando se usa un sistema operativo de 64 bits. Un sistema de 64 bits puede manejar un volumen de datos mucho mayor que uno de 32. Windows 8 Pro 64-bit, por ejemplo, puede usar hasta 512GB de RAM.
Windows de 32 bits no puede usar más de 3 gigabytes de memoria RAM
Además de para poder tener abiertas más ventanas y aplicaciones, una mayor cantidad de memoria sirve para ejecutar aplicaciones pesadas, como editores de vídeo, bases de datos y juegos. También los navegadores web, que son cada vez más potentes, salen beneficiados de esta mayor disponibilidad de memoria (un ejemplo: Chrome de 64 bits).

Otra ventaja importante de los 64 bits es que dan mayor seguridad. Al poder usar mucha más memoria, los sistemas operativos de 64 bits pueden usar técnicas que dificultan los ataques de los virus. Además, la gran mayoría de virus existentes se programaron para atacar sistemas de 32 bits, y no funcionan en sistemas de 64 bits.
Tecnologías como DEP son más eficaces en Windows de 64 bits

¿Y las desventajas de los 64 bits?

Aunque la mayoría de aplicaciones funcionan sin problemas en un sistema de 64 bits, algunas son incompatibles. Las más antiguas, como las de 16 bits (casi todas las que funcionaban en Windows 3.1, y algunas de Windows 95) no se pueden ejecutar en Windows 64-bit. Al intentarlo, aparece un mensaje de error.


Las aplicaciones muy antiguas (16 bits) no se pueden ejecutar en Windows 64-bit
Otro problema frecuente son los drivers o controladores, programas que permiten que el sistema operativo dialogue con los dispositivos, como las impresoras o las tarjetas gráficas. Mientras que en Windows 32 bits puedes usar drivers antiguos en Windows 64 bits es prácticamente imposible.


Error al intentar instalar un driver de 32 bits en Windows de 64 bits (fuente)
Finalmente, un efecto secundario de los 64 bits es que el mismo programa usa más memoria en su versión de 64 bits que en la de 32 bits. Esto no es necesariamente malo si el programa puede ir más rápido y seguro, pero hay que tenerlo en cuenta si tu ordenador tiene una cantidad de memoria RAM ajustada.

¿Puedo ejecutar aplicaciones de 64 bits?

Para ejecutar programas de 64 bits necesitas un sistema operativo de 64 bits, que a su vez requiere un ordenador con un procesador de 64 bits. La mayoría de los procesadores actuales son capaces de trabajar con 64 bits, pero si quieres estar seguro, una forma rápida y universal es ejecutar 64bit-checker y ver el resultado.
Haz clic aquí para descargar 64bit-checker (no necesita instalación)
Si el resultado de 64bit-checker es "64 bits", significa que puedes ejecutar aplicaciones de 64 bits desde este mismo instante. En caso contrario (por ejemplo, "32 bits"), antes de ejecutar programas de 64 bits deberás actualizar el sistema operativo a una versión compatible. Antes de dar ese paso, lee estos consejos.

Pero ¿por qué 64? ¿Qué significa?

El número 64 no es arbitrario: es el doble de 32, que a su vez es el doble de 16… y así hasta llegar a dos. El número dos es la base de la computación: los ordenadores usan dos estados en sus cálculos (apagado y encendido, 0 y 1), y un estado se almacena como un bit. Si tienes 64 bits, puedes usar “palabras” con 64 ceros o unos.

Ahora bien, cuando haces algo en el PC, el código mueve datos continuamente entre el procesador, que es quien hace el trabajo, y la memoria RAM, que es la que almacena la información. Para encontrar los datos, el procesador usa direcciones (sí, como un cartero). Si el procesador es de 64 bits, puede usar palabras (y direcciones) mucho más largas.

Al poder usar direcciones más largas, el procesador de 64 bits puede usar mucha más memoria que uno de 32 bits, y también la puede mover mucho mejor, puesto que todas sus “tuberías” (canales de datos) son más anchas. ¿De cuánta memoria estamos hablando? El límite teórico es de 16 exabytes, que equivale a más de 17 mil millones de gigabytes.

Resumiendo, las aplicaciones de 64 bits:

  • Requieren un sistema operativo de 64 bits
  • Pueden usar más memoria para sus tareas
  • Son generalmente más rápidas
  • Otorgan una seguridad mayor
  • Pero no puedes ejecutarlas en sistemas antiguos

Marketing Nostálgico: un viaje al pasado para vender en el futuro


Cuando oímos o vemos la famosa canción del “Cola-Cao” o vemos nuestras antiguas colecciones de cromos o tazos, a todos se nos dibuja una sonrisa en la cara, una sonrisa que nace desde la más profunda sinceridad de nuestro ser. ¿Por qué? Sencillamente porque nos recuerda a un momento vivido del pasado, un momento en el que éramos más jóvenes, cuando la vida era más sencilla y la ilusión venía dentro de un Huevo Kinder o de Oriente.

La nostalgia, esa afinidad que nos define



El llamado “Marketing nostálgico” nace precisamente de ese nicho de mercado marcado por un público fiel que busca volver a sentir lo mismo que ya sintió una vez al adquirir ese producto o servicio y que quiere seguir emocionándose con la marca.
Martin Lindstron, en su libro Así se manipula al consumidor, la define como un persuasor sencillo y muy potente que influye en nuestras decisiones de consumo.


Vladimir Vukicevic utiliza la tradicional S-curve que determina el valor en el ciclo de vida de un producto o servicio teniendo en cuenta el mercado nostálgico. Lo divide en 6 periodos distintos pero los más interesante está en percibir que, contrariamente a los productos tecnológicos, los productos basados en nostalgia nunca desaparecen: se transforman en historia y aunque la emoción disminuya, las perspectivas objetivas y racionales prevalecen creando nuevos conceptos.
S-Curve Nostalgic


Gabriel García Márquez decía que “la memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y gracias a este artificio, logramos sobrellevar el pasado”. El enamoramiento de la gente hacía el pasado genera una oportunidad que se transforma en el Santo Grial de las marcas. ¿Pero porque es tan exitosa esta pareja que parece no terminar de ver el éxito? ¿Por qué el marketing se ha enamorado de la nostalgia? ¿O será al revés? En la misma obra, Lindstron nos acapara toda la atención cuando afirma que “El marketing nostálgico es una estrategia muy exitosa con la que los anunciantes desenvuelven las imágenes, los sonidos y los sentimientos de otra época para vendernos una marca o un producto actual.”
Hablamos constantemente del consumidor 2.0, un consumidor inteligente, capaz de tomar sus decisiones basadas en algo mucho más grande que el poder comunicativo de las marcas, implacable con los deslices de los servicios prestados, mucho más proactivo en sus llamadas de atención. Pero igual de emotivo, de sensorial: olvidemos los targets y empecemos a enfocarnos en las personas.


¿Cualquier tiempo pasado fue mejor…?

Emociones, vivencias pasadas, experiencias y el corazón reviviendo aquella infancia a que nos gustaría volver: así se presentan marcas como Tommy Mel´s y, Instagram. Así entran en nuestras vidas, por nuestras pantallas el guiño de Internet Explorer para los que vivieron la infancia en los 90. El storytelling centrado en las emociones, apretando el gatillo certero en los sentimientos positivos que asociamos con el pasado y que queremos revivir numerosas veces.
Los analizamos y al final, cada uno de vosotros, que intente contar los recuerdos que ahora mismo tenéis en vuestra cabeza. Y…¿Cuántas sonrisas os hemos arrancado?

Instagram

Se acabó el utilizar el blanco y negro para mejorar las fotografías, adiós a la búsqueda tortuosa de planos para encontrar la luz perfecta. Los filtros de Instagram imitan el efecto de cámaras de la década de los 70 y 80 como lo fueron la Polaroid, la Kodak, o el efecto lomográfico de una Diana o una Fuji. Filtros nostálgicos con los que millones de personas al día maquillan sus vidas cotidianas para compartir su felicidad con el resto del mundo. Richard Koci Hernandéz (galardonado con el Emmy nacional de productos multimedia y nominado al Pullitzer en dos ocasiones) explica que la fotografías es “el truco de magia más grandioso del mundo” y que “los filtros de instagram aportan un sensación de pasado a la fotografía digital”. ¿Será éste el secreto del éxito? Facebook cayó rendido a la nostalgia y se hizo con ella en 2012 por 1 billón de dólares.

Tommy Mel´s



¿Qué hacer cuándo el mercado de la restauración se encuentra saturado? ¡Montar otra cadena de hamburguesas más! Esta idea podría parecer condenada al fracaso pero a Wonderfood Brands Corporation les pareció una opción inequívoca. Para ello aplicaron el “retro-marketing” dando rienda suelta a la década de los 50 y encontrando a la gallina de los huevos de oro. Sillones, lámparas, mesas, barras, vestuario, carta…, todo nos retrotrae a los dinners americanos de esa época que tantas veces hemos visto en películas.
Con su estética fifties han conseguido que cada fin de semana al público no le importe hacer colas de más de media hora para poder disfrutar de una clásica hamburguesa sentados en un sillón bicolor, con música clásica y luces de neón.


Ahora prueba tú…
¿Recuerdas cómo eras, qué veías, qué sentías, cuando utilizaste por primera vez un navegador de internet? ¿Te acuerdas de qué navegador era? Ese navegador abrió las puertas al mundo digital a toda una generación…
Este video es un homenaje a una herramienta que supuso una revolución ¿Y vosotros? ¿os atrevéis a imaginar cómo hubiera sido Facebook, Twitter o Youtube en los años 50? Os lo ponemos fácil:

¿Sabes cómo hacer un buen plan de contenidos?



Planes editoriales, de contenido, de dinamización, gestión de contenidos… en el mundo del Social Media y, sobre todo, en la esfera del Community Management, es difícil no haber oído estos términos pero, ¿qué es exactamente un plan editorial? ¿Para qué sirve? ¿Por qué se hace? ¿Cómo hacerlo bien? Crear buenos planes editoriales es más difícil de lo que a priori puede parecer… pero no te preocupes, con estas claves que puedes consultar esta presentación ¡te desvelamos los secretos! 

Humorísticos, informativos, sarcásticos, irónicos, formales, educativos, ilustrativos… los planes editoriales pueden adquirir cientos de matices pero, sobre todo, han de ser efectivos. Si todavía tienes dudas o quieres ampliar el conocimiento sobre alguno de los campos expuestos, echa mano de esta pequeña guía práctica: 

¿Cuáles son los claves esenciales?

1. Conoce tu comunidad: y para eso… la tienes que escuchar. ¿Qué mejor que una monitorización

2. Con toda la información, encuentra la manera de diferenciarte en redes sociales. Elegir un tono y estilo comunicativo adecuado sin duda te ayudarán.

3. Verifica, comprueba y busca fuentes fiables: has de estar 100% seguro de lo que publicas.

4. Y busca tu identidad gráfica: ¿todavía no sabes lo importantes que son las imágenes?

Con todas estas pautas ya puedes ponerte manos a la obra y lanzarte a escribir. ¿Estás preparado?

¿Qué se sabe de una fotografía a partir de sus metadatos?

Fotógrafo
Que levante la mano el que tenga un smartphone y nunca haya hecho una fotografía. O el que nunca haya capturado una imagen con una cámara digital. Y que levante la mano el que no haya visto que, con cada fotografía, se almacenan una serie de datos adicionales, como la fecha y la hora.
Estos datos son lo que llamamos metadatos y conviene saber de su existencia, sobre todo pensando en que podrían llegar a revelar información privada. Veamos qué metadatos pueden estar en nuestras imágenes, cómo podemos comprobarlos y, sobre todo, cómo podemos limpiarlos.

EXIF: ¿qué son esas siglas?

La palabra metadato, si atendemos a su etimología, significa "dato sobre el dato". Es decir: información que describe otra información, o añade información contextual.
Aplicándose a una fotografía, los metadatos incluyen información como, por ejemplo, fecha y hora en que fue tomada, con qué dispositivo, qué parámetros fueron utilizados para tomarla (apertura de diafragma, distancia focal, tiempo de exposición, sensibilidad del sensor...), etiquetas definidas por el usuario... De hecho, cada cámara concreta puede incluir su propia información.
Estos datos se introducen en nuestras imágenes como una cabecera. EXIF son siglas de "Exchangeable Image Format": un formato que hace uso de los formatos JPG, TIFF, RIFF y WAVE. Estos metadatos se utilizan habitualmente para organizar y categorizar adecuadamente nuestras imágenes, por ejemplo organizándolas en función de la fecha de captura o de sus etiquetas.

Revisando los metadatos de una imagen

Fotografía
Veamos ejemplo práctico: os pido que descarguéis la versión original de la fotografía que encabeza esta sección, que tomé en una de las facultades del campus donde estudio. Podéis descargar la fotografía original, que vamos a inspeccionar. Una vez descarguemos esa imagen, según nuestra plataforma, vamos a revisar sus metadatos mediante herramientas incluidas en el propio sistema operativo.
Metadatos en Windows

En el caso de Windows, al menos desde Windows Vista, bastará con pulsar con el botón derecho sobre el archivo y pulsar en "Propiedades". En la ventana que se abre, debemos seleccionar la pestaña "Detalles", y veremos un montón de información.
En el caso de OS X, basta abrir la fotografía con iPhoto y pulsar en el botón inferior con la etiqueta "Inform.", el primero de los cuatro que aparecen. Veremos la información más relevante de la imagen.
Y si sois usuarios de alguna distribución de Linux u otro sistema operativo basado en UNIX podéis utilizar una herramienta de terminal llamada exiftool, con un comando de este tipo: exiftool fotografia.jpg. Automáticamente devolverá toda esa información como salida en la misma terminal. Podemos instalar esta herramienta con un simple sudo apt-get install libimage-exiftool-perl (copiad y pegad el comando, no os compliquéis transcribiéndolo).
Metadatos en OS XiPhoto mostrando metadatos de la fotografía. Nótese el mapa de la esquina inferior derecha
Os doy una alternativa más: la magnífica FOCA de Eleven Paths (originalmente desarrollada por Informatica64) cuenta con una versión online. Bastará subir la imagen para que nos devuelva, inmediatamente, todos los metadatos que encuentre.
¿Véis alguna información interesante? Que la fotografía la tomé con un Nokia Lumia 625, que lo hice el 21 de octubre de 2013 a eso de las seis de la tarde, que el "obturador" estuvo abierto durante 1/840 segundos... y el punto exacto, localizado vía GPS, donde lo tomé. Si alguien tiene curiosidad, es la cafetería de la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Extremadura.
No todos los móviles almacenan esta información pero es muy común que tengamos activados los servicios de localización y que esta información acabe guardándose en cada fotografía que tomamos. Y, la verdad, llama la atención poder ver todas nuestras fotografías en un mapa.
Esta información permite, además, dar una cierta "validez legal" a las imágenes (siempre entre comillas, teniendo en cuenta que podemos editar o simplemente eliminar los metadatos). Por ejemplo, algunas cámaras introducen un número de serie identificativo de la cámara concreta que tomó la fotografía. Otras introducen un hash de la imagen y permitirían saber (o al menos intuir) si una imagen ha sido retocada o no.

¿Cómo podemos limpiarlos?

En ocasiones nos conviene eliminar los metadatos de una imagen, por ejemplo si vamos a distribuirla y no queremos que se sepa, por ejemplo, dónde tomamos una fotografía, con qué modelo de cámara o qué día y a qué hora.
Para limpiar estos metadatos podemos hacer uso de muchas herramientas. El Explorador de archivos de Windows, por ejemplo, incluye en la misma pestaña "Detalles" de la ventana "Propiedades" un enlace que reza "Quitar propiedades e información personal". Si hacemos click en él podremos crear una nueva copia de la imagen con toda la información posible eliminada.
También es posible hacer uso de la herramienta Exiftool, de código abierto y multiplataforma. Y, de hecho, podemos ejecutar exiftool con el parámetro -all= (así tal cual) para eliminar toda la información de una fotografía.
Podéis comprobar que esta nueva versión de la fotografía no hay metadatos comprometedores. Y, si no hubierais visto la anterior y os hubiera dicho el lugar exacto, habríais podido pensar que es cualquier otro lugar de la campiña castellana.
En definitiva: es importante saber de la existencia de estos metadatos y, sobre todo, saber cómo podemos eliminarlos en el caso de que no queramos revelar información privada a gente que realmente no debe conocerla.





viernes, 27 de junio de 2014

Molinolabs: redescubre el castellano mientras juegas

 Para resolver tus dudas lingüísticas, la fuente principal de consulta es el diccionario. Gracias a Internet y a las aplicaciones móviles es muy fácil consultarlo, pero por muy moderno que sea, no siempre encuentras lo que buscas.

Por ejemplo, ¿qué palabras riman con acordeón? ¿Cuál es el femenino de buitre? ¿Y un anagrama de tubérculo? Todas estas consultas tan específicas son prácticamente imposibles de encontrar en un diccionario al uso. Por suerte, los responsables de Molino de Ideas han creado un compendio de herramientas para ello: Molinolabs.

¿Qué es Molinolabs?

Molinolabs es un repositorio de herramientas para realizar consultas relacionadas con el idioma. Estas 22 herramientas, o miniapps, sirven para encontrar palabras conforme a una necesidad muy concreta y para jugar con ellas al tiempo que aprendemos. Es decir, que Molinolabs está pensada para estudiantes y también para curiosos.

Estas son las aplicaciones que más me han gustado y que seguramente te serán más útiles en tu día a día:

Las más útiles

  • Silabeador: Si escribes poesía o simplemente quieres saber cómo cortar las palabras al cambiar de línea en un documento con columnas, esta app te divide cualquier palabra en sílabas y además te dice cuál es la sílaba tónica.
  • Rebuscador: Si buscas palabras que empiezan o acaban por cierta/s letra/s, esta app te las encuentra. Además, puedes filtrar por adjetivo, sustantivo y verbo.
  • Masculinizador y Feminizador: ¿Cuál es el masculino o femenino de tal palabra? Estas dos apps te lo dicen.
  • Genaro: Si no sabes de qué género es una palabra, Genaro te lo dirá.
  • Singularizador y Pluralizador: Junto al género, el número es uno de los aspectos más importantes de las palabras. ¿Cuál es el plural de pie? ¿Y el singular de salones?
  • Crucigramador: Una pequeña ayuda para los amantes de los crucigramas. ¿No adivinas una palabra oculta? Con esta app encontrarás todas las opciones posibles. Sólo tienes que indicar el número de letras de la palabra y colocar las letras necesarias.
  • Descrábel: Como la app anterior, Descrábel te sirve de ayuda para resolver un juego de mesa, en este caso el mítico Scrabble o el ya popular Apalabrados. Indicas el espacio disponible para formar la palabra y las letras que tienes y Descrábel hará el resto.

Las más curiosas

  • Insultador: Todos hemos pasado por un momento de furia y nos ha dado por espetar improperios a nuestro interlocutor. Pues bien, con esta app puedes insultar a la persona con la que hablas en el castellano antiguo de ilustres como Unamuno, Galdós, Valle Inclán o Quevedo. ¡Que me aspen!
  • Anagramador: Muchos saben que amor es Roma al revés. Pero hay muchos más anagramas esperando a ser encontrados por ti y por esta app. Los resultados son muy divertidos.
  • Mezclador de refranes: El castellano tiene cientos de refranes. Algunos, muy conocidos. Esta app les da una vuelta de tuerca, mezclando dos refranes para dar un resultado que, sorprendentemente, tiene sentido.
Otras de las herramientas o apps incluidas en Molinolabs son Acentuador, para saber cómo se acentúa una palabra, Exagerado y DonBenito, para encontrar la palabra origen de un superlativo o diminutivo o Mentalizador, para encontrar la palabra original de otra acabada en -mente.

Como he dicho al principio, por ahora Molinolabs está formado por 22 apps, pero en el futuro habrá muchas más. Algunas no dejan de ser una curiosidad, pero la mayoría son muy útiles, tanto para estudiantes de cualquier grado como para quienes realizamos búsquedas concretas que no admite un diccionario al uso.

Android tiene 5 grandes problemas que Google debería resolver lo antes posible

Android es un gran sistema operativo móvil, pero tiene muchas cosas por pulir, detalles que le hacen daño, que provocan que la gente se pase a Windows Phone, iOS o incluso Firefox OS y Tizen.

Android es el sistema operativo más usado en los smartphones. Su desarrollo depende de Google: su Android es el que se proporciona a los fabricantes para que después lo modifiquen. Aquí hablaremos de ese Android básico.

He preguntado a nuestros lectores cuáles son los problemas que más les molestan de Android. He elegido los cinco más destacados en esta lista, junto con soluciones que Google podría aplicar en las próximas versiones de Android.

Que no puedas quitar aplicaciones que vienen de fábrica

Cualquier fabricante puede poner sus propias apps en Android. No hay una manera fácil de borrarlas. En las últimas versiones de Android se pueden deshabilitar, lo que equivale a ocultarlas, pero si quieres borrarlas necesitas hacerle root al teléfono, esto es, obtener permisos de superusuario (como si fueses el Administrador en Windows).
Hay apps que no puedes quitar, sino únicamente deshabilitar (y eso solo en Android 4)
¿Es la culpa de Google? Sí y no. Al ser un sistema abierto, cualquiera lo puede tomar y modificar, es cierto. Pero también es cierto que Google podría entonces hacernos más fácil la obtención de permisos de administrador, sin tener que cambiar el sistema operativo o arriesgarse a anular la garantía.

Que la gestión de los recursos siga siendo un misterio

Cierras las apps y se quedan en segundo plano chupando batería. Mientras esas apps vampiras usan los recursos, tú intentas encontrar la combinación perfecta de brillo de pantalla y WiFi. Al final, da igual lo que hagas: la energía restante se ha agotado. Toca entonces recurrir a apps que intentan alargar la duración de la batería a través de artimañas.
Greenify mejora la gestión de recursos "congelando" apps en memoria
Ya que Android se usa cada vez más en ordenadores, ¿por qué no añadir modos de energía como los de Windows a todos los Android? Y ya de paso un administrador de tareas eficaz. Debería ser posible gestionar los recursos sin tener que bajar Greenify o JuiceDefender y, sobre todo, sin tener que cambiar la ROM o hacerle root al teléfono.

Que no puedas elegir qué silenciar para que no moleste

Si le quitas el volumen al teléfono, se lo quitas a todo. Cuando pones el teléfono en modo vibración, todo vibra. No puedes decir, por ejemplo, que WhatsApp calle mientras el tono del teléfono se oiga a todo volumen. Para controlar al dedillo los niveles de sonido dependes de las opciones de cada app o fabricante.
SmartVolume permite modificar el volumen de llamadas y notificaciones por separado
Lo que ahora solo puede hacerse con apps como LightFlow o SmartVolume debería estar integrado en las próximas versiones de Android para que el control de lo que nos pide atención fuese más detallado. Eso sin olvidar el modo “No molestar”, otra característica que en el Android base no está presente y que por ahora debe añadirse con apps como Do Not Disturb.

Que no puedas controlar los permisos de cada aplicación

En Android no puedes controlar los permisos de cada app. Cuando instalas una app nueva, Android te informa de los permisos que necesita, que debes aceptar o rechazar en bloque. No tienes la posibilidad de decir qué quieres permitir y qué no. Así es más sencillo, sí, pero te da menos control sobre la seguridad.
Con AppOps puedes decidir qué permisos autorizar y cuáles denegar para cada app
Google introdujo en Android una funcionalidad llamada AppOps que permitía decirle a una app qué permisos podía usar y cuáles no a través de interruptores, pero se quitó, quizá para evitar problemas con los autores (a nadie le gusta que le desactiven la publicidad). Por ahora, solo se puede reactivar AppOps a través de apps no-oficiales.

Que el móvil se quede sin espacio y no use bien la tarjeta SD

La variedad de teléfonos Android es abrumadora, y lo mismo podemos decir de las cantidades de espacio que ofrecen. Algunos teléfonos tienen tan poca memoria interna que tras instalar cuatro apps ya aparece el temido mensaje de “no queda espacio”. Y entonces hay que borrar archivos o recurrir a utilidades que mueven apps a la tarjeta SD.
FolderMount soluciona los problemas de espacio SD interno, pero requiere root...
Que Android no facilite el movimiento completo de una app a la tarjeta SD ni tampoco proporcione una opción accesible para instalarlas todas en la SD por defecto es grave. La respuesta a este enigma radica en la variedad de apps y teléfonos Android: una opción así para todos quizá generara problemas. Pero tampoco cuesta nada añadir una opción experimental.

Que no haya todavía integración nativa con el Escritorio

Una de las aplicaciones más populares para Android es AirDroid, que permite usar el teléfono desde el navegador, acceder a sus archivos, etcétera. Android no lleva nada parecido de fábrica. Otra app que está causando sensación es Pushbullet, que permite intercambiar archivos, enlaces y notificaciones fácilmente con Windows.
Pushbullet es un aplicación brillante para conectar teléfono y PC para intercambiar datos
También en este caso, Google deja que sean apps y fabricantes los que decidan. No hay, por ejemplo, una suite de sincronización oficial, sino utilidades como Kies o LG PC Suite. Google tiene la infraestructura para hacer posible algo como Kies, AirDroid o Pushbullet con su sello. Que veamos algo así en Android no depende solo de los fabricantes.

Al final la culpa es de todos y no es de nadie

Cuando pasa algo con un iPhone o un Lumia, el responsable es claro: Apple o Microsoft. Pero si tienes un Android y la batería de tu móvil dura muy poco, o si el navegador va lento, la cosa ya no está tan clara. Puedes echarle la culpa al fabricante, a Google, o incluso al autor de las aplicaciones por no haberlas optimizado para miles de móviles distintos.

El mundo Android está tan fragmentado que es difícil distinguir entre los problemas que dependen de Google y los que dependen de otros. Si Samsung añade muchas aplicaciones inútiles a sus teléfonos, por ejemplo, la culpa no es de Google. Pero es cierto que Google podría ponerlo más fácil para eliminar esas aplicaciones en Android.

Si Google no ha solucionado estos problemas en Android es porque la solución generaría descontento y problemas enormes para fabricantes y autores. Android, en este sentido, se está acercando a un límite que solo puede superar a través de una unificación forzada. Y es que no se puede ser el sistema operativo de todos y contentar a todos a la vez. 

5 extensiones de Chrome que te ayudarán a dejar de perder tiempo en Internet

Wikimedia Commons
Si trabajamos desde un ordenador, corremos el riesgo de encontrar algunas distracciones en Internet que nos restarán productividad. Hay algunas extensiones de Chrome que nos pueden ayudar a luchar contra ello. Aquí dejamos cinco.
Trabajar con un ordenador conectado a Internet durante largas jornadas laborales tiene un pequeño peligro que puede hacer que nuestra productividad se nos vaya de las manos y acabemos cumpliendo nuestras obligaciones más tarde de lo esperado. Redes sociales, noticias, medios, curiosidades, vídeos... Demasiadas tentaciones que hemos de controlar si no queremos que el tiempo con el ordenador dedicado al trabajo y el dedicado al ocio acabe mezclándose y la jornada laboral nos ocupe todo el día. Si nuestra fuerza de voluntad no es suficiente, hay algunas extensiones de Chrome que pueden ayudarnos a mantener el foco en lo profesional. Ahí van cinco:
  • Procastrinator. Supongamos que pasamos demasiadas horas al día en, por ejemplo, Reddit. Hacia ahí dirigimos nuestra barra de direcciones de forma casi inconsciente para ver qué novedades hay, y nos acabamos perdiendo mientras buceamos en esta página. Qué bueno sería que estuviese cerrada durante nuestra jornada laboral. Con Procastrinator, podemos hacerlo posible. Tan simple como indicar qué webs queremos bloquear durante un cierto intervalo horario. Durante esas horas no podremos acceder a ellas. Facebook, Twitter, YouTube... vayan pasando.
  • RescueTime. Los últimos años han traído aplicaciones y servicios online basados en las estadísticas, así como hardware para monitorizar nuestra actividad física. Asumámoslo: a la gente nos encantan las estadísticas, nos encanta ver nuestra rutina y nuestro día a día convertidos en números y bonitas gráficas. Para tomar conciencia del tiempo que realmente dedicamos a trabajar y del que dedicamos a evadirnos durante la jornada laboral, RescueTime nos muestra exactamente así, con porcentajes, números y gráficas, el tiempo real que hemos trabajado, y en consecuencia el que hemos dedicado a alimentar el espíritu con contenidos que nada tienen que ver con nuestro trabajo.
  • Pocket. Muy utilizado para ahorrar datos móviles y enviar los contenidos interesantes que vemos en Twitter hacia una lista para leer más tarde, también puede convertirse en un aliado para nuestra productividad. Tan sencillo como habituarnos a no abrir los contenidos que queramos ver en el momento, sino enviarlos directamente a Pocket para poder verlos con calma y sin interrumpir nuestra actividad cuando acabe nuestra jornada.
  • Productivity Owl. El búho de la productividad, el vellocino de oro. Caracterizada como un animal dispuesto a ayudarnos, esta extensión funciona de forma similar a Procastrinator: genera una lista blanca de webs que podemos visitar sin problema durante la jornada laboral (también con un intervalo horario configurable) y otra lista negra que no nos dejará visitar. ¿Y qué pasa con el resto de webs? Con las no registradas en ninguna de las dos listas, nos concede un tiempo de cortesía durante el que visitarla sin problemas. Pero el búho acabará avisándonos de que volvamos a trabajar lo antes posible, en plan Pepito Grillo.
  • Clearly. A priori, esta extensión de Evernote no está completamente relacionada con la productividad, ya que lo que hace básicamente es presentar los artículos de forma despejada y simplificada, reduciéndolos a lo mínimo: texto enriquecido con un mismo diseño, respetando imágenes y enlaces... y ya. Ni banners, ni categorías, ni más elementos de la página en cuestión. Ahí es donde puede aliarse con nuestra productividad: tampoco veremos accesos a más contenidos de esa web, ni siquiera los comentarios. Así, por apetecible que sea demostrarle a alguien en Internet que está equivocado, no lo podremos hacer. Simplemente leeremos un artículo, y no tendremos otra cosa que hacer que no sea poner de nuevo el foco en nuestra actividad laboral.
Aquí sólo hay cinco ejemplos de extensiones de Chrome que quizás sean más que suficientes para cualquiera que quiera comenzar a aligerar la carga de distracciones en su día a día. Pero quizás para otros haga falta más. ¿Cuáles conoces o utilizas tú?

1Password para android, para guardar todas nuestras contraseñas en el móvil


Soluciones como 1Password o LastPass ayudan, mucho, a mantener nuestras cuentas seguras. Por un lado ofrecen la posibilidad de generar contraseñas diferentes para cada sitio web, claves mucho más complejas que las que podríamos obtener con nuestra imaginación, y por otro lado permiten que no tengamos que recordarlas, ya que únicamente es necesario conocer la “Clave master” para tener acceso a las mismas.

Con las extensiones permitiremos que estas soluciones incluyan los nombres de usuario y contraseñas de forma automática, por lo que el tema de “olvidé mi password” comienza a ser parte del pasado.

Por supuesto hay que tener dos cuidados fundamentales: recordar la clave maestra, y no permitir que nadie la descubra.

Ahora 1Password lanza una nueva versión para android, versión que necesitaba con urgencia, tanto desde el punto de vista estético como en lo que a funcionalidades se refiere.

Ahora podemos hacer algo más que leer nuestras contraseñas, podemos activarlo en los sitios web que visitamos desde el móvil o tableta para que se incluyan de forma automática los datos de acceso, algo que LastPass hace desde hace bastante tiempo.

No es la única opción de gestión de contraseñas para android, pero sí es una bastante popular que, por fin, tiene lo que los usuarios buscaban: un a interfaz completamente rediseñada para un android que no tiene nada que ver con el de hace unos años.

Derecho al olvido: ¿Puedo borrarme de Internet?


Como quien llama para darse de baja en una compañía telefónica o escribe para cancelar una suscripción a una revista, la reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en favor del “derecho al olvido” en Internet ha destapado entre algunos internautas la creencia de que ahora es posible eliminar todo rastro de nuestra presencia digital de la forma más simple: “¡Hola! ¿Es Google? Me gustaría borrarme de Internet”…


Esta simple e ingenua pregunta resumiría el debate abierto después de que Google, buscando cumplir con la norma, decidiese poner a disposición de los usuarios un formulario para que los europeos puedan solicitar que se eliminen de los resultados de las búsquedas enlaces a información suya. En un solo día, el buscador (que maneja más del 80% de las búsquedas en Europa) ya había recibido 12.000 solicitudes y, en 10 días, la cifra había subido hasta las 41.000.
Ni qué decir tiene que la norma contempla matices e implicaciones que, seguramente, muchos de esos 40.000 solicitantes hayan decidido ignorar, como el hecho de que el “derecho al olvido” sólo sea aplicable para aquellos casos en los que la información sea inadecuada, irrelevante, ya no relevante (es decir, lo fue en un tiempo, pero ya no) o excesiva en relación al propósito por el que fue procesada. O también podremos obviar que, en cada caso, intervienen conflictos y fricciones que pondrán en cuestión si lo que prevalece es el derecho a la intimidad o el derecho a la información y que derivarán no en un borrado automático, sino en un largo proceso de discusión y debate. Y aun así, obviando todo eso, es imposible… “¡Hola! ¿Google? ¿Me puede borrar de Internet por favor?” “No señor, no puedo”.

Volviendo sobre nuestros pasos: la huella digital

Acostumbrado a encontrarse -mientras navega- ofertas de hoteles en ese destino para el que justo ha comprado un billete de avión, o un 2×1 para ir a ver un concierto de –precisamente- su grupo favorito, el usuario de Internet no suele caer en la cuenta de que eso ocurre gracias y debido a su “huella digital”. Cada vez que hacemos ‘like’, visitamos una tienda online, enviamos un email, subimos una imagen a Facebook o hacemos una búsqueda, estamos dejando un rastro que va conformando, poco a poco, nuestra identidad digital. Ésa que hace posible las múltiples aplicaciones del Big Data, abre el camino a la personalización de contenidos y servicios, y permite el uso de nuevas tendencias en procesos tradicionales como el de la oferta y la demanda de empleo.
La era digital ha aportado de una nueva dimensión al concepto de “reputación”: ya no es algo pasajero a merced de los medios de comunicación o la memoria humana, sino que perdura en el tiempo y además queda fácilmente accesible a través de los motores de búsqueda. ¿Has probado a googlear tu nombre? Quizás encuentres esa entrada que ni siquiera recordabas haber escrito en ese blog que dejaste abandonado hace tiempo… O tu correo electrónico, que introdujiste en tu perfil de esa red que ya ni siquiera usas… O esa foto que no sabías ni que existía… Incluso cuando no interviene ningún dato personal, tu paso por internet queda registrado a través de la “huella digital” de tu conexión: cómo accedes y desde dónde accedes se convierte en información valiosa que, sin quererlo, habla de ti.
Con más de 2.400 millones de personas conectándose a diario a Internet, el flujo de información y el volumen de datos a procesar es prácticamente incalculable… y, aun así, los buscadores son capaces de funcionar como un enorme escaparate: procesan la información, la indexan y la ponen a la vista de todos. “¿Hola? ¿Señor Google? ¿Puede borrarme de su buscador para desaparecer de Internet?” “Sí señor, yo le borro. Pero desaparecer lo que se dice desaparecer… no”.
Google no es Internet. A través de múltiples métricas y criterios, el buscador clasifica y ordena los miles o incluso millones de resultados que puede ofrecer una búsqueda; pero, al fin y al cabo, son sólo la presentación de una información cuya huella es mucho más profunda: puedes usar el famoso formulario para lograr que la referencia desaparezca de la lista de resultados, pero la información permanecerá visible y accesible en la web, blog o espacio en el que esté alojada. Y es que el paradigma del perfil digital es que tu huella, aunque es tuya, no te pertenece. Cuando subimos, empleamos o ponemos en conocimiento de Internet (intencionada o desintencionadamente) cualquier dato o información de carácter personal, no sólo lo pasamos a la esfera pública, sino que deja de ser nuestro y, por mucho que nos esmeremos en borrarlo, no impide que otras personas ya lo tengan. De ahí que ser conscientes de que el rastro de nuestro paso por Internet existe y tomar el control de él, sea fundamental para no perder el dominio sobre nuestra reputación digital.
(Infografía: Jessica Rosado)

Y entonces… ¿cuáles son las implicaciones del derecho al olvido?

En el amplio debate generado a raíz de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea son muchos los escépticos que dudan de la aplicación práctica de la norma… y seguramente no anden desencaminados. La enorme dimensión, globalización y democratización de Internet da lugar a implicaciones éticas y jurídicas igualmente grandes que harán de este trámite -como ya dijimos al inicio- un largo proceso de discusión y ponderación: ¿quién va a juzgar si una información es excesiva o irrelevante para el propósito de una búsqueda? ¿hasta qué punto el derecho al olvido primará sobre el interés general de una información? ¿la responsabilidad es realmente del buscador -que sólo recoge los datos y los indexa, sin entrar a valorarlos- o es del medio o la web que publica la información?… son sólo algunas de las preguntas que seguramente se planteen en los próximos meses.
Sin entrar a valorar cuestiones jurídicas, lo cierto es que pedirle a un motor de búsqueda -cuyo modelo de tratamiento de la información es puramente algorítmico- que entre a valorar cuestiones tan elevadas como el interés general de una información o el derecho al olvido VS derecho a la información, resulta algo excesivo. Pero no ocurre así con otros entornos como webs, blogs o incluso redes sociales. Con el ojo ahora puesto en los buscadores, no hay que olvidar que esta normal puede amparar al usuario ante cualquier contenido de terceros indexado o enlazado a otros sitios y que -ya desde hace tiempo- existen mecanismos para solicitar el borrado de la información en su fuente original… ¿Es esto sólo el principio de un proceso para acelerar y hacer cada vez más estrictos los mecanismos de protección de la privacidad? ¿Qué consecuencias puede traer para tendencias, como la del Big Data, sobre las que se sustenta el futuro del social bussiness? El debate está abierto.

Recetas IFTTT para sacarle el mayor partido a Instagram

recetas ifttt para instagram
Te presentamos 5 tipos de recetas IFTTT para Instagram que te ayudaran a sacarle todo el jugo a la red social de fotografía más popular de la actualidad.
IFTTT es, definitivamente, una de las aplicaciones más geniales y útiles que existen. Si aún no la conoces, se trata de crear recetas con la premisa "si ESO pasa, entonces pasará ESTO". "ESO y ESTO", pueden ser casi cualquier acción que tenga que ver con lo que sucede en redes sociales, blogs, aplicaciones, tu smartphone, etc. En Bitelia hemos compartido decenas de recetas para usarlas en infinidad de escenarios, como para hacer tu Android más inteligente, mejorar Evernote o aprovechar al máximo a Twitter.
Sin embargo, hay algo que no hemos cubierto: sacarle el mayor provecho a Instagram, y ya que es la red social para compartir fotografías más popular que existe, seguramente a muchos le serán útiles estos 5 tipos de recetas IFTTT para Instagram.

Vista previa de las fotos de Instagram en Twitter

Como saben, desde hace un tiempo Twitter decidió que no se iban a seguir generando previsualizaciones de las imágenes de Instagram cuando alguien compartiera un enlace. Esto se puede resolver usando una receta de IFTTT que ya habíamos compartido hace tiempo que consistía en colocar el hashtag "Twitter" (o cualquier otro que tú quisieras) cuando fueses a publicar algo en Instagram. Esto mandaba la foto a Twitter con enlace nativo. Sin embargo, hay otra receta mejor que subirá la foto a Twitter y además compartirá el enlace directo a Instagram.
IFTTT Recipe: Publicar fotos de Instagram a Twitter (con foto nativa + link a Instagram) connects instagram to twitter

Entérate de lo que está pasando en tu ciudad

He conseguido muchos sitios interesantes donde salir a comer, conocer gente y pasear siguiendo ciertos hashtags relacionados con la ciudad donde vivo. Esto puede mejorarse muchísimo si creas una receta a la que puedas añadirle una ubicación específica para que te muestre todo lo que está pasando en tu ciudad o la zona que quieras para aquellos usuarios que no usan hashtags. Con esta receta puedes definir la ubicación buscando en el mapa y conectando con tu cuenta de Instagram. Te llegarán correos electrónicos con toda la información.
IFTTT Recipe: Watch for Instagram posts in a specific geo location. connects instagram to email

Respalda tus fotografías

Una vez que creas tu cuenta de Instagram aceptas todos los términos del servicio. Menciono esto porque si han habido muchos casos en los que Instagram ha pensado que estás violando sus "leyes" y deciden cerrar tu cuenta sin siquiera permitirte bajar todas las fotografías que has compartido. Por esto es una buena idea guardar todas las fotos en algún servicio de almacenamiento en la nube, con IFTTT puedes crear una receta para casi cualquiera:

Envía una foto que te gustó a Pocket

Si sigues cuentas que te dan información útil de cualquier tema, posiblemente quisieras poder guardar lo que ellos comparten. Lamentablemente, cuando haces like en una fotografía, la aplicación de Instagram no las guarda en ningún sitio, ni te muestra una lista con lo que te ha gustado, así que prácticamente se pierden. Para evitar esto puedes usar una receta que envíe todas las fotos que te gusten a tu cuenta de Pocket, de manera que puedas regresar a mirarlas nuevas cuando gustes.
IFTTT Recipe: Instagram liked to pocket connects instagram to pocket

Usa las fotos del Instagram como fondo de panatalla en Android

Una receta muy simple pero muy útil, por ejemplo rotar el fondo de tu escritorio y disfrutar de las maravillosas fotografías compartidas por @NatGeo en tu pantalla cada vez que hay alguna nueva. Para usarla necesitas tener IFTTT instalado en tu terminal Android.
IFTTT Recipe: NatGeo Instagrams /> Wallpaper connects instagram to android-device
También puedes hacer lo mismo con otros usuarios o con las fotos que tú tomas. Algunas opciones disponibles:



miércoles, 25 de junio de 2014

Fotor, el editor fotográfico multiplataforma para los que no tienen suficiente con Instagram


Supongo que no hará falta que comente cómo los filtros de Instagram han cambiado para siempre nuestros hábitos a la hora de compartir nuestras fotografías en internet... ya son pocas las plataformas que quedan que no hayan segudi el camino de integrarlos en sus cámaras. ¿Pero y si eso no fuera suficiente? En ese caso tenemos a Fotor, un editor de imágenes multiplataforma con algunas herramientas extra.

Imaginaos, básicamente, una especie de Photoshop centrado en modificar una imagen a base de filtros y ediciones básicas: recortar, enderezar, cambiar la tonalidad, HDR, redimensionar la imagen o incluso deformar algunas zonas para crear algún efecto (como hacerse más alto, por ejemplo). Unido a todo esto hay más opciones, como crear un collage con varias fotografías o añadir texto y varias decoraciones.

Todo esto se puede hacer desde la web, aunque hay aplicaciones nativas para iOS, Android, Windows (incluyendo una versión optimizada para Windows 8) y OS X. Para mí, una herramienta gratuita para tener a mano si no nos atrevemos con Photoshop pero tampoco nos conformamos con los efectos básicos que algunas aplicaciones móviles nos dan. Lástima de anuncios en la web que quizás distraigan un pelín demasiado.

Sitio oficial | Fotor

El "mercader turco" en internet: cambia el precio en cuanto te reconoce


Bazar turco
"Qué raro... Hace 10 minutos estaba buscando un vuelo para un viaje, y cuando por fin me he decidido y he vuelto a reservarlo el precio ya no es el que había encontrado la primera vez". ¿A quién le suena esa situación? ¿Realmente cambian las empresas los precios en base a nuestra interacción online con ellas?
La respuesta es un sí rotundo y contundente. Muchos gigantes del comercio electrónico -sean de la rama que sean- son capaces de ir modificando precios dependiendo de la localización, el historial de navegación y otros datos que identifican a cada cliente, aunque este teóricamente sea anónimo. En realidad lo mismo ocurre en las tiendas físicas: manda la ley de la oferta y la demanda, pero ¿qué ocurre en Internet?

Amazon experimentó también con la filosofía del mercader turco

Lo cierto es que si hay una empresa que destaque por su nivel de experimentación en temas de comercio electrónico, esa es Amazon, que durante toda su historia ha ido evolucionando con inicativas como Amazon Prime o esa opción de poder convertir en vendedores externos en vendedores "homologados por Amazon". Más venta para ellos, comisión para los chicos de Bezos: un caso típico de solución win-win.
Amazon
Y lo mismo ocurrió en este tipo de procesos en los que Amazon variaba los precios según diversos escenarios. En concreto lo intentó a principios de la década de los 2000 con los DVDs: la empresa ofrecía esos discos a tres precios distintos para distintos tipos de usuarios. Aquel primer experimento le salió rana, y muchos usuarios se quejaron por una política demasiado aleatoria e injusta.
La idea no era del todo mala a priori: en Amazon tenían la intención de premiar a aquellos clientes que compraban más, y de sacar más beneficio de aquellos que lo hacían de forma más ocasional. Era algo así como la "meritocracia del comprador", y cuanto más gastabas, mejores ofertas conseguías. Las cookies definían toda esa experiencia, pero la implementación del sistema no fue tan buena como muchos hubieran esperado. Aquello, no obstante, tendría una primera consecuencia singular: la aparición del primer estudio conocido sobre precios dinámicos.

Los comerciantes tienen sus propios trucos

Hace unos años salió a la luz un artículo de Slate en el que la publicación entrevistaba a varios programadores que estaban dedicados a implementar sistemas de precios dinámicos. En esos comentarios los desarrolladores admitieron la realidad de unas prácticas que sobre todo entre las grandes cadenas eran "más sofisticadas y sutiles".
Precios
Allí se afirmaba de nuevo que el historial de compra de un cliente y las cookies almacenadas tras las sesiones de navegación hacían que un comprador fuera dirigido a una página de compra o a otra según esos datos. "Las empresas a menudo ofrecen ofertas especiales para clientes con pocos productos en su carrito de la compra. La ingenuidad, y no la manipulación de precios, es la base del sistema".
The Wall Street Journal confirmaba esos datos poniendo de ejemplo a otros comercios online tales como Staples. En este caso, en el Journal destacaban cómo uno de los datos clave a la hora de establecer los precios era la localización. Si había competencia cerca del potencial comprador -OfficeMax y Office Depot como ejemplos aquí- a esa persona se le ofrecían descuentos adicionales. Staples confirmó que modifica sus precios tanto online como en tiendas físicas tanto por localización geográfica como por "una variedad de factores, incluyendo el coste de hacer negocios".
Por supuesto, uno de los casos clásicos de este tipo de prácticas es el de la reserva de vuelos que citábamos inicialmente. Existen muchas leyendas urbanas sobre cuál es el mejor momento para reservar un vuelo, pero últimamente parece claro que no hay un día o una hora válida en todos los casos. De hecho, nuestros compañeros de Genbeta hablaron sobre el tema y dejaron claro que no siempre los martes son los días perfectos para este tipo de compras, como apuntaban alguna de esas leyendas urbanas.
El problema es que hagamos lo que hagamos las aerolíneas tratan de trazar nuestro comportamiento para variar el precio de acuerdo a lo que ellas creen que apunta a un mayor interés en cierto vuelo. La publicación Elliot que trata de defender desde hace años los intereses de los viajeros ya indicó en 2010 que "los sistemas de reserva online monitorizan tu ordenador y aumentan el precio cuando observan que pareces realmente interesado en un vuelo".

Dentro del marco legal

En Estados Unidos, eso sí, ofrecer precios distintos a distintas personas es legal salvo en ciertos casos de discriminación racial u otros escenarios sensibles. Varias empresas confirman aprovechar esta práctica -Office Depot también lo aclaraba- y eso a pesar de que la sensación final para los consumidores es claramente discriminatoria.
Precios
En el WSJ se apuntaba no solo a la validez legal de esas prácticas, sino a sus ventajas y desventajas. A pesar de esa faceta discriminatoria a la que apuntaban algunos usuarios, lo cierto es que esa "discriminación" puede ser beneficiosa y, además, estar muy extendida. Es el caso de los cines que ofrecen entradas a más bajo precio para mayores de 65 años, y "que un viajero esté dispuesto a pagar un dineral por un asiento [en clase Business] en un avión puede significar que el resto del pasaje pague menos". Por supuesto, esto no tiene por qué ser siempre así, y el precio para esos asientos "gama alta" en aerolíneas pueden no suponer variación para el resto de pasajeros.
Un estudio de la Universidad Politécnica de Cataluña en colaboración con Telefónica Research (el PDF, aquí) también analizaba no hace mucho ese efecto de la discriminación de búsquedas y precios en Internet. El resultado de ese estudio apuntaba a que esas prácticas son frecuentes:
Nuestras observaciones sugieren que tanto la discriminación de precios como la de búsquedas podrían estar teniendo lugar en Internet actualmente. En nuestros esfuerzos continuados estamos aumentando en diversos órdenes de magnitud tanto el número de sitios como el de categorías de producto examinadas. Nuestros resultados preliminares también apuntan a una extensión natural de nuestro sistema distribuido: es posible retroalimentarlo como si fuera un sistema de vigilancia que permita ayudar a los usuarios a saber si están siendo discriminados.
Las propias pruebas realizadas en The Wall Street Journal arrojaban datos igualmente sorprendentes, como el hecho de que se ofrecieran descuentos si la persona visitaba esos comercios online desde el móvil o no. En Orbitz, por ejemplo, admiten que visitar sus ofertas desde un tablet o un smartphone puede resultar en una reducción de precio significativa, algo que admiten sin necesidad de justificarse: muchos hoteles están dispuestos a ofrecer descuentos para sus sitios web móviles".
En nuestro país estas prácticas también son una realidad, y un buen ejemplo es Mercadona, referente en el segmento de los supermercados en nuestro país, y que hace un año publicaba un estudio propio respecto a los precios dinámicos que estaba implantando como experimento en la sección de frescos. La idea, como explicaban en ese estudio, era que:
Los responsables de los departamentos de frescos de cada supermercado bajen los precios de los productos a lo largo del día, y con total independencia de lo que hagan otros locales de la cadena. Esta rebaja de los precios la pueden hacer cuando ellos consideren oportuno y de manera electrónica para que quede reflejado en la balanza donde, por ejemplo, se pesa la fruta. El objetivo es no tener que tirar productos al final de la jornada y reponer existencias cada día según el historial de ventas de años anteriores.
Eso evita según los responsables citados en el estudio evitar desperdiciar mercancía estropeada, y de hecho es una práctica que probablemente hayáis visto en otras cadenas en las que productos con caducidad muy próxima son descontados para aquellos que quieran consumirlos rápidamente.

Cómo saber si nos están discriminando o no

Para comprobar si estamos viéndonos afectados por estas prácticas podremos aprovechar varios mecanismos. Para empezar, podremos realizar búsquedas de precios desde distintos códigos postales, algo que evitará un primer uso de esa información para variar los precios. Esa geolocalización también se puede realizar a partir de la IP, así que para ocultar ese dato al comercio online podremos aprovechar el uso de algún servidor proxy o de una VPN.
Ubuntu
Otra de las opciones que podremos aprovechar para comprobar este tipo de prácticas es el uso de los modos de navegación privada de los distintos navegadores, e incluso de buscar dos navegadores distintos (Chrome y Firefox, por poner un ejemplo): uno para la búsqueda del precio, y otro para efectuar la compra. Comprobar esos precios desde plataformas distintas (un móvil y un PC o portátil) puede también ayudarnos a verificar si no hay variación clara.
También podremos bloquear cookies en nuestros navegadores -todos ofrecen opciones al respecto- para evitar que esos precios varíen según la información guardada en nuestras sesiones de navegación en esos comercios electrónicos. O incluso utilizar dos ordenadores distintos, uno para las búsquedas y otro con, por ejemplo, una versión Live DVD/USB de Ubuntu (o cualquier otra distro Linux) para que la compra la realicemos desde una sesión que no ha sido trazada por el comerciante hasta ese momento. Las opciones son variadas, pero lo cierto es que estos mecanismos no solo nos ayudan a descubrir esos precios dinámicos: también nos permiten aprovechar la mejor oferta si la hay, así que podéis utilizarlos de esa forma igualmente.
De hecho, en cierto modo estos sistemas pueden trabajar también a nuestro favor. Se han puesto muy de moda los motores de búsqueda especializados en nichos de mercados muy verticales como los vuelos o los seguros de coche, pero en realidad todos esos procesos juegan con los precios establecidos en cada caso -y que en ciertos casos también pueden ser dinámicos- para tratar de ofrecer el más ventajoso a los usuarios.
Uno de los responsables de Best Buy Canadá explicaba también esos beneficios: "Para el consumidor se ha vuelto muy sencillo buscar distintos precios", algo que aprovechan para competir mejor ofreciendo descuentos y precios favorables. Como todo, hay luces y sombras en el proceso: habrá usuarios que prefieran esa filosofía de mercader turco en la que es posible obtener precios especiales con cierto esfuerzo, y otros que preferirían no tener que sufrir esa variabilidad que discrimina a unos y otros. Mucho nos tememos que el avance de la filosofía Big Data no hará más que seguir impulsando este tipo de prácticas, y es posible que veamos más y más casos de este tipo de prácticas a corto plazo.